Menú Cerrar

Siete recomendaciones para cuando te mudes.

Compartí esta publicación:

Hacer frente a un cambio de hogar es, generalmente, estresante. No solo por el traslado de tus muebles sino por el cansancio que acarreas desde la búsqueda y cierre de tu futura propiedad (o local, en el caso de que alquiles para llevar adelante tu negocio).
A menudo, cuando toca transportar todas tus pertenencias de una casa a otra, no sabemos por dónde empezar. ¡No te preocupes! Que en esta nota te presentamos unos tips sencillos para organizarte durante este proceso.
1- Antes de empaquetar, haz limpieza. Deshazte de todo lo que ya no uses o que tengas de más. No tiene ningún sentido que te lleves cosas innecesarias, ¡el espacio que ocupen en el camión también es dinero! Además, hay muchos hogares de ancianos o comedores sociales a los que siempre les viene bien todo tipo de donaciones (utensilios de cocina, vestimenta, juguetes).
2- Conseguí la mayor cantidad de cajas. No importa si luego te sobran. Generalmente es más seguro que te las den, en mercados, distribuidoras, y aunque no lo creas, locales en donde vendan repuestos. También podes sacar todas las valijas y mochilas que tengas, para colocar artículos más personales. Hay quienes optan por usas bolsas de consorcio y allí ponen artículos blandos como: ropa, mantas y almohadas. Esto también te ayudará a identificar más rápido lo que necesites primero. Y no olvides comprar bastante cinta adhesiva, quizás necesites más de lo que te puedas imaginar.


3- Hace reparticiones que te sirvan de guía. Unos días antes de tu mudanza, puedes empezar a dividir en tu propio placar los tipos de vestimentas. Por ejemplo, si estas en verano, ya puedes guardar lo de invierno, y tal vez dejarte a mano algún abrigo o pantalón largo por si refresca (sobre todo con nuestro clima, que muchas veces ocurren asombrosos cambios de temperatura). También puedes guardar de ante mano cosas que no uses diariamente, para ir adelantando: como apuntes, libros, adornos y cuadros, etc.
4- Si tenes que asear la casa después de vaciarla, intenta arrancar el día previo a la mudanza. Podes ir limpiando por ejemplo, los interiores de armarios y cajones. O la heladera podes ir vaciandola e ir descongelandola. Y a medida que vayas sacando los muebles grandes, te convendría ir barriendo y juntando el polvo que va quedando.
5- Si tenes hijos, involucralos en el proceso. Un cambio de este tipo, puede ser complicado si tienes hijos. Sobre todo para los más pequeños podría llegar a ser traumático, y con más razón si la nueva casa está en otra ciudad. Trata de incluirlos lo más que puedas. Déjalos que elijan qué juguetes priorizar para usar los primeros días. Permitiles que puedan guardar sus cosas en sus propias cajas, y hasta que puedan escribir con marcador sobre ellas, lo que llevan dentro. Cuánto más los involucres en la mudanza, antes la aceptarán.

6- Si no tenes hijos, pero tenes mascota, también es importarte acompañarla. Por más que estés con muchas cosas, no la dejes de lado. Tu mascota sabe que algo fuera de lo habitual está ocurriendo. Por eso, juega con el de la misma manera. O si tienes un amigo que pueda cuidartela por esos días, ¡mucho mejor!.
Embalá las cosas de él o ella a último momento, para que sea lo primero que bajes del camión. No laves sus mantas antes de la mudanza, para que tenga un olor familiar en el nuevo hogar y se sienta como en casa. Si deseas hasta puedes consultar en la veterinaria si puedes darle un tranquilizante. Si tenes gatos, podrías ponerlo en una jaula para que sea más fácil de llevarlo. Y cuando llegues a tu nuevo hogar, permite que lo recorra, investigue y descubra todos sus rincones. Después déjala con algún juguete, comida y agua mientras tú te dedicas a descargar muebles y cajas.
7- Pedí ayuda a tus amigos/as o a los familiares que tengas. El día de la mudanza es mucho menos estresante y mucho más divertido, si te acompañan y te hacen pasar un buen rato. Al finalizar el día, podes invitarles algo en tu nuevo hogar. ¿Quién no ha hecho inauguración entre los más íntimos, ordenando algo para comer y comprando unas gaseosas?

Como ves, una mudanza no tiene por qué ser más tedioso y cansador de lo que ya lo es. Si te organizas y tienes gente que te acompañe, podes convertirlo en un increíble comienzo de etapa.
Por último, y no menos importante, toda ira mucho mejor si la inmobiliaria con la que concretas tu nuevo alquiler, está realmente comprometida – mostrándote el inmueble que te interesó, y asesorándote en todo momento sobre los pasos a seguir-.
En Grupo Vera te acompañamos y asesoramos sin rodeos, para que puedas programar conforme y tranquilo tu mudanza.

Dejanos tu comentario

Compartí esta publicación:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *